Macollas

Macollas
00:00 / 01:37

Lugar: Casco urbano. En particular en la Iglesia de la Inmaculada Concepción
Fecha de celebración y periodicidad: Pascua de Resurrección. Anualmente.

Era costumbre que, en la madrugada de la Pascua de Resurrección, los hombres pusieran en las casas de las mujeres que les gustaban una macolla, es decir, un manojo de planta de trigo adornado con cintas. Éstas se tiraban al tejado, de forma que la parte de las hojas tenía que quedar hacia abajo. Se lanzaban a bastante altura, ya que era común que hombres más mayores las quitarán y pusieran las suyas. También se podía colgar en rejas o ventanas.

Se utiliza la planta de trigo por dos razones, por una parte, se trataba de un producto de temporada y por otra, se considera un cereal más noble que el resto, por la importancia en la dieta mediterránea del pan. Así, poner un manojo de cebada se consideraba “ponerla de borrica”, es decir, mostrar un gran desprecio hacia esa persona.

Además, se ponían numerosas macollas en la puerta de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, las cuales estaban dedicadas a la Virgen del Rosario.

En la actualidad esta práctica se ha perdido casi por completo y solo se colocan macollas en la puerta de la iglesia.

Podemos observar la influencia de esta costumbre en otro patrimonio muy importante en el municipio como son las canciones de ronda, en este caso las folías.

FolíasTradición Picaceña
00:00 / 03:42
Pista del disco Tradición Picaceña producido por Mario Temprado, en el año 2010, en el que participaron cuarenta vecinos del pueblo.
Imágenes de Mario Temprado (www.elpicazo.org) y Benedicto Collado (www.elpicazo.net)